No importa si tienes un recién nacido o tres adolescentes, ser mamá y tener una carrera es un desafío. Necesitamos saber delegar tareas, organización, paciencia y sentido de humor, entre algunos otros trucos. El sueño de “tenerlo todo” siempre ha parecido estar lejos de las mujeres, o del rol que durante décadas la sociedad nos asignó. Pero hemos avanzado, y a pesar de la pandemia, que hizo que muchas de nosotras tuviéramos que renunciar para volver a cuidar a los hijos y la casa, es posible hacer nuestro papel de mamá y sin sacrificar nuestro desarrollo profesional.

Pide ser excluida de las reuniones donde no eres esencial o limitarlas a 15 minutos.

 

Es posible. Pero no es fácil. Todas las que hemos estado en esa situación sabemos que se necesita de ayuda, los abuelos, la familia, los amigos y las instituciones educativas. También sirve si tenemos la comprensión de nuestras empresas y flexibilidad de los horarios. Además de todo eso, hay algunas cosas que podemos hacer cotidianamente para facilitarnos las tareas y hacer que todo funcione mejor. La principal es que no trates de ser perfecta, porque todo eso te va a causar frustraciones. Tómate las cosas con calma y una sonrisa, que todo irá mejor.

En Proyecto Moms te dejamos 11 consejos que sirven para cualquier mamá que trabaja:

  1. Resuélvelo ahora. No hay mejor momento que el presente y eso no es filosofía metafísica, es un consejo práctico. No lidiar con emails dos veces, ábrelos, léelos, respóndelos y avanza para la siguiente cosa de tu lista.
  2. Terminalo, aunque no esté perfecto. Es mejor hacer las cosas que postergarlas esperando cuando estén perfectas. Trata de mantener la calidad de tu trabajo sin irte al extremo.
  3. Pide que te vayan a dejar las compras, coordina el transporte de tus hijos y aprovecha la telemedicina para evitar el tiempo perdido en las salas de espera. Donde sea que puedas recibir una mano, aprovéchala.
  4. Evita las reuniones. Muchas veces las reuniones se convierten en momentos de conversación y pérdida de minutos valiosos. Si puedes, pregunta si es necesario que participes o trata de limitarlas a 15 minutos.
  5. Haz lo peor primero. Normalmente tenemos más energía en las mañanas, así que aprovecha de empezar tu día haciendo la tarea más complicada, cuando la termines te sentirás mejor y más motivada para hacer el resto.
  6. Convierte tus tareas en un juego. Ponte límites, compite contra el reloj y gánate un pequeño premio cada vez que termines una cosa. Esto ayuda a hacer el día un poquito más liviano y los quehaceres más divertidos.

Tu tiempo es lo más valioso que tienes. No aceptes cosas que no te dan alegría o no te ayudan.

 

  1. Conoce tus puntos fuertes. Cuando se estén dividiendo las tareas, elige la que se adecua mejor con tus talentos. Si no eres buena para organizar documento, pero tienes buen ojo para escoger un regalo en nombre de todos, aprovéchalo.
  2. Controla tu ambiente. Filtra las noticias que lees y qué información absorbes. No te pases horas al día en las redes sociales, sigue sólo personas que aporten a tu vida y cualquier cosa que te haga sentir mal, excluye de tu rutina.
  3. No pierdas tiempo en los tacos. Si puedes, escoge un radio de cinco kilómetros alrededor de tu casa y trata de que todo lo que haces esté ahí dentro, el colegio de tus hijos, el supermercado y el gimnasio. Algunos estudios muestran que la relación entre el tiempo que se pasa transportándose y estrés es directa. Si no puedes evitarlo, no te pases todo ese tiempo viendo las redes sociales. Haz algo útil que te ayude a avanzar con tus quehaceres.
  4. Haz varias cosas al mismo tiempo. No estamos recomendando manejar y enviar mensajes en el celular. Pero aprovecha tus minutos valiosos para hacer más de una cosa. Amamanta a tu hijo mientras preparas la lista de compras, aprovecha de responder emails cuando estás en la peluquería y siempre que vayas de un lugar a otro de tu casa, lleva algo que necesites guardar. Pero ojo, para aquellas tareas que necesitan de toda tu atención, dales 100% de tu concentración.
  5. Aprende a decir que no. Rechaza todas las cosas que simplemente no te van a ayudar o no te harán sentir bien. Protege tu tiempo más que nada. A qué dedicas tu tiempo, tu vida, debería ser siempre una de tus prioridades.

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


 

FUENTE: https://www.workingmother.com/time-saving-working-mom-hacks?utm_medium=social&utm_source=facebook&fbclid=IwAR2rLnVoYs-R7E1fA-b6ZedgJi6J6k7k1FT8DFY8KbQfuf1pKslwdNJ3vU