A causa de la crisis sanitaria , las dinámicas de trabajo han cambiado profundamente. Desde la instauración del teletrabajo como lo norma hasta la importancia que ha tomado el bienestar como una prioridad en la gestión de recursos humanos. Ahora que inició el plan de vacunación y que parece verse el final del túnel (aunque todavía falta un camino por recorrer) es muy probable que las expectativas de los empleados sobre los lugares de trabajo sean bastante diferentes que antes de la llegada de la pandemia.

En la nueva normalidad, los profesionales van a querer retomar control sobre sus carreras. Ofréceles oportunidades que les permitan crecer.

Los profesionales de Recursos Humanos tienen que tener la gestión de talentos como un asunto fundamental, pues lo que era considerado normal o adecuado antes de la pandemia tal vez no sea bienvenido ahora. Por eso las empresas deben repensar lo que es “normal” destacando el aprendizaje positivo de esta experiencia y enfrentando los nuevos desafíos que trajo. En Proyecto Moms te entregamos cinco tips para re-diseñar tu estrategia de gestión de talento:

  1. Compasión. Será muy importante que las personas sigan estando en el centro de tu estrategia de gestión para 2021, teniendo revisiones regulares para ver cómo se van desarrollando los equipos y teniendo empatía con sus necesidades y comprensión con los desafíos que van a seguir enfrentando.
  2. Las empresas tienen que darse cuenta que muchos profesionales van esperar que algún grado de flexibilidad sea la nueva normalidad, ya sea trabajo remoto parcial o la posibilidad de reajustar las jornadas frente a otros compromisos que los trabajadores tienen que resolver.

 

No te olvides de estar constantemente revisando junto a tus profesionales sus cargas horarias para evitar el agotamiento y estrés.

  1. Tu programa de bienestar tiene que ser más fuerte que nunca, porque pasaron de ser una opción que pocos usaban, o hasta sabían, antes de la pandemia a algo central para monitorear y proteger la salud de tu fuerza de trabajo. Es el momento de crear un programa fuerte para lidiar con todos los efectos físicos, psicológicos y emocionales que la pandemia va a dejar en las personas incluso después de tener el virus controlado.
  2. Mirada hacia el futuro. Tener un objetivo en común crea un efecto poderoso sobre las organizaciones, y si en 2020 el objetivo era “sobrevivir” este año tiene que ser “prosperar”. Será fundamental tener una noción del futuro que todos puedan visualizar y con la que puedan sentirse conectados.
  3. Crecimiento profesional. Todas las incertidumbres que trajo la pandemia van a crear un efecto psicológico en los empleados para querer tomar control sobre al menos un aspecto de sus vidas: sus carreras. Si tomamos en cuenta que muchas personas aprovecharon la cuarentena para hacer cursos nuevos y mejorar sus habilidades, van a querer ponerlas en práctica. Diseña funciones, espacios y nuevos equipos de trabajo que les permitan desarrollarse como profesionales.

Recluta talentosas mujeres en nuestra plataforma