El avance de la tecnología siempre ha parecido un sueño prometedor que hará que en el futuro trabajemos menos y seremos servidos por robots. Pero esa visión estilo «Supersónicos» ha demostrado ser algo más del imaginario colectivo que de la realidad. Si bien desde la revolución industrial se ha disminuido en 26% las horas semanales trabajadas, la naturaleza competitiva del mercado mide nuestro nivel de productividad por la cantidad de tiempo que dedicamos al empleo, creando así el fenómeno de los trabajólicos, con todos los cuadros de estrés y agotamiento asociados a eso.

Entre 40% y 50% de los trabajos actuales serán perdidos por automatización de aquí a 2050.

La pandemia ha sido una prueba de ese fenómeno, porque la incertidumbre de mantener los empleos además de la flexibilidad horaria del teletrabajo han hecho que quienes trabajan a distancia estén dedicando un promedio de 6 horas semanales más. Quienes están trabajando presencialmente aumentaron su carga horaria en 3,5 horas. Antes de la pandemia Eurostat estimaba que la semana laboral media era de 42,5 horas.

Otra cosa que la pandemia ha hecho es acelerar la implementación de la tecnología, la automatización y la inteligencia artificial, en especial, para los trabajos de mucha proximidad, como lo han mostrado los autos que se manejan solos y los drones que hacen entregas. La consultora McKinsey estima que 50% de los empleos actuales serán perdidos por automatización de aquí a 2050, mientras que otros especialistas ponen la cifra en 40%.

Sin embargo, no son todos los trabajos que podrán ser automatizados. Aquellos que requieren de habilidades sociales blandas, aquellos que necesitan creatividad y los del área de la limpieza son mucho más difíciles de ser automatizados. Así trabajos en el área de educación, enfermería, consejería, pintura, escritura y aseo, entre otros, seguirán siendo realizados por humanos por lo menos en el futuro cercano. Esas áreas han sido históricamente dominadas por mujeres.

 Las áreas de las relaciones sociales, la creatividad y la limpieza no serán automatizadas tan fácilmente.

McKinsey calcula que para un 60% de las ocupaciones actuales, un tercio de las tareas serán realizadas por robots, cambiando esencialmente la forma cómo trabajamos. Por otra parte, se estima que van a surgir millones de empleos nuevos con la revolución de la inteligencia artificial, que van a mantener el mismo nivel de actividad del mercado de trabajo actual.

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


 

FUENTE:

https://www.sciencefocus.com/future-technology/will-we-work-in-the-future/?utm_source=pocket-app&utm_medium=share