Las mamás que trabajan han sido en las últimas décadas y todavía hoy un tema discutido por todos. Indirecta o directamente se las ha criticado por no estar presentes para sus hijos y por no cumplir el rol tradicional que la sociedad ha impuesto. Pero hay muchos estudios que muestran las mujeres que trabajan crían hijos saludables y equilibrados, y no sólo eso, si no que los hijos también reciben algunos beneficios.

Las mamás que trabajan son excelentes modelos para niñas y niños que puede moldear el futuro de la sociedad.

Los beneficios no son sólo para los hijos, si no que para las mamás y también para las empresas. Así que, si tienes hijos y quieres trabajar, no lo pienses dos veces, hay muchos efectos positivos que puedes causar si lo haces. En Proyecto Moms te dejamos 9 de los más importantes beneficios de las mamás que trabajan.

  1. Son ejemplos positivos. Los niños necesitan saber que las mujeres no son sólo servidoras domésticas y que tienen una vida profesional propia. Las niñas aprenderán que sus talentos y aspiraciones pueden crecer en una carrera lucrativa y que les da autonomía. Los niños aprenderán que las tareas domésticas son responsabilidades de toda la familia en el día a día y hacerse cargo de ellas les ayudará a moldear sus futuras familias.
  2. Forman hijos más independientes. Cuando las mamás trabajan naturalmente los hijos empiezan a hacer algunas de las tareas domésticas, como preparar el almuerzo o lavar la ropa sucia, lo que les da autoconfianza e independencia.
  3. Se deprimen menos. Las estadísticas muestran que las mamás que se quedan en casa son más tendientes a la depresión o problemas de abuso de sustancias. Nadie quiere vivir con una persona frustrada y deprimida.

Las mamás que trabajan tienen relaciones románticas más felices y son más autónomas.

  1. Pasan más tiempo de calidad con sus hijos. Se ha hablado mucho de lo importante que es pasar un tiempo de calidad con los niños, con actividades entretenidas que fortalezcan la conexión. Muchos papás pasan tiempo con sus hijos mientras tienen un ojo en el celular, pero las mamás que trabajan necesitan desconectarse y generalmente aprovechan el tiempo para estar presentes para sus hijos.
  2. Tienen relaciones en pareja, más felices. Cuando las mujeres se desarrollan profesionalmente están más satisfechas con sus vidas lo que ayuda a fortalecer sus relaciones y a cortar dependencias negativas. Siempre es importante tener una pareja que entienda y apoye las ambiciones profesionales junto con las maternales.
  3. En algunos casos, sus hijos tienen menos problemas de comportamiento. Varios estudios hechos desde la década de 1960 muestran que los hijos de las mujeres profesionales están mejor adaptados, con una buena madurez emocional y son más resilientes que los de las mamás full time.
  4. Benefician a las empresas donde trabajan. La visión particular desde la realidad femenina, sumada a las habilidades de multitasking hacen a las mujeres profesionales contrataciones muy útiles y únicas para las empresas. La pandemia ha demostrado que ha sido la adaptabilidad femenina que les ha permitido a muchas compañías sobrevivir la crisis.
  5. Ayudan a reducir el estrés financiero en los hombres. Toda familia que tiene más de un ingreso está mejor preparada para enfrentar problemas, costos inesperados y planificar mejor el futuro.
  6. Se vuelven más autónomas. Muchos problemas históricos les han pasado a las mujeres por tener que depender en muchos aspectos de los hombres, desde sus opciones políticas a su viabilidad financiera. Generar dinero propio a través de habilidades que son rentables en el mercado les da a las mujeres independencia y libertad, abriéndose más posibilidades.

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


 

 

 

FUENTE: https://www.lifehack.org/articles/work/11-positive-effects-working-moms.html