La posibilidad de trabajar desde la casa alivió a muchas mujeres que soñaban con eso por años, porque así es más fácil tener tiempo en familia, cuidar a los niños y al mismo tiempo es posible avanzar en la carrera. Además, no hay estrés por tráfico, ni preocupaciones por vestuario en las reuniones virtuales. Pero una de las principales desventajas de trabajar desde la casa, cuando hay profesionales en a la oficina, es que es más difícil formar conexiones fuertes con los colegas y los equipos de trabajo.

Los trabajadores remotos reconocen que son más productivos trabajando desde la casa, pero que también trabajan más horas.

Según una encuesta hecha por la consultora estadounidense Society of Human Resource Management (Sociedad de Gerencia de Recursos Humanos) a más de 4.000 trabajadores de ese país, las mujeres tienen niveles de productividad más altos cuando trabajan de forma remota, pero al mismo tiempo es más difícil para ellas que para ellos (23% versus 18%) crear relaciones laborales fuertes con sus compañeros. En largo plazo, eso puede disminuir la sensación de pertenencia a la empresa, la identificación con su cultura y la disposición a trabajar en equipo.

Casi 6 de 10 trabajadores dijeron que trabajar permanentemente desde la casa disminuiría sus oportunidades de networking y un 55% dijo que las relaciones laborales se verían perjudicadas. Además de eso, una queja común entre los profesionales es que el empleo remoto les hace trabajar más horas, porque los límites entre lo doméstico y lo laboral se confunden constantemente.

42% de los gerentes dice que a veces se olvida de los trabajadores remotos al asignar tareas.

Por otra parte, desde la perspectiva de los 800 gerentes entrevistados, un 67% admite que de alguna forma ve a los trabajadores remotos como más fáciles de reemplazar que los presenciales. Y 42% reconoció que, al momento de asignar las tareas de cada proyecto, se olvidan de los empleados que no están físicamente ahí y terminan dándole tareas aleatorias.

Esto crea nuevas configuraciones interesantes, porque por una parte parece que el teletrabajo deja a los profesionales en una situación más vulnerable en comparación con sus colegas presenciales, pero a la vez, aumenta su productividad, les da más tiempo con sus familias y los disminuye los riesgos de contagio, tanto que hay muchos empleados que no quieren volver a la oficina y que estarían dispuestos a cambiarse de trabajo si es que se ven obligados a volver. Y esa es otra nueva ventaja que crea el trabajo remoto: elimina las barreras geográficas abriendo las posibilidades de trabajar en prácticamente cualquier empresa del mundo.

 

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


FUENTES:

https://www.shrm.org/hr-today/news/hr-news/pages/viewpoint-on-remote-work-depends-on-gender-ethnicity-industry.aspx

https://www.marketwatch.com/story/more-than-two-thirds-of-supervisors-view-remote-workers-as-more-easily-replaceable-than-in-person-employees-11627324132?mod=article_inline