El año pasado puso mucha presión en las empresas y sus empleados. La crisis del coronavirus remeció la economía y la normalidad de la vida de las personas. Toda esta situación ha traído a la conversación con más fuerza el asunto de la igualdad de género, lo que se refleja a nivel de las empresas y del gobierno que han declarado objetivos de inclusión y equidad en el campo laboral.

De acuerdo a un estudio hecho por la consultora estadounidense McKinsey, las mujeres están trabajando mucho más que hombres en posiciones de liderazgo similares dentro de las empresas. Por ejemplo, ayudan más a los integrantes de los equipos de trabajo a lidiar con las dificultades del trabajo y la vida personal, tratando de equilibrar las cargas laborales y constantemente preguntando sobre su bienestar.

En posiciones de gerencia, las mujeres dedican el doble de tiempo que los hombres a mejorar la DEI de sus empresas cada semana.

Las mujeres líderes también dedican más tiempo que los hombres a mejorar la diversidad, equidad e inclusión (DEI) de sus empresas, incluso fuera de las obligaciones formales de sus trabajos, reclutando profesionales de grupos subrepresentados y entregando más herramientas de apoyo para sus empleados, cosas que hacen al menos semanalmente y el doble que los hombres en puestos similares.

Cuando la gerencia apoya el bienestar de los empleados y las empresas le dan prioridad a la DEI, los trabajadores son más felices, menos estresados y piensan menos en renunciar. A pesar de esto son pocas las empresas que reconocen formalmente a los profesionales que se desempeñan bien en estas áreas.

El estudio también muestra que dejar para después los asuntos de la igualdad y la inclusión tiene consecuencias graves: perjudica a las mujeres que dedican su tiempo de trabajo en estas tareas y perjudica a las empresas y los empleados, porque al postergarlos raramente se hacen avances reales y se perpetúa la inequidad.

Menos de un cuarto de las empresas encuestadas valora formalmente los esfuerzos de las mujeres hechos en asuntos de DEI y bienestar.

Al mismo tiempo, comparadas con hombres en puestos parecidos, las mujeres dedican mucho más tiempo para mejorar el bienestar de sus trabajadores, incluyendo preguntarles ¿Cómo están?, ayudando a distribuir sus cargas laborales y ofreciendo apoyo a los equipos de trabajo.

Todo el esfuerzo que las mujeres están haciendo al final ayuda a mejorar el desempeño de los empleados y en consecuencia también el de la empresa, pero igual su trabajo sigue sin ser reconocido, porque, por una parte, 70% de las empresas encuestadas dice que el avanzar en DEI es fundamental, menos de 25% reconocen este trabajo en evaluaciones formales o análisis de performance de las gerentes.

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


 

 

FUENTE: https://www.mckinsey.com/featured-insights/diversity-and-inclusion/women-in-the-workplace