La pandemia ha cambiado radicalmente muchas de las dinámicas sociales, desde las profesionales a las familiares, causando efectos inesperados en nuestra salud física, mental y emocional.

Para muchas mujeres la pandemia ha implicado perder sus empleos para hacerse cargo de roles domésticos, asumiendo la mayor parte de las responsabilidades sobre el cuidado de los hijos, de los enfermos y la mantención de la casa. Para los hombres, tampoco ha sido fácil. Tener que trabajar desde casa, hacerse cargo de labores en el hogar que no visibilizan desde sus trabajos fuera de casa, educación a distancia de los hijos, asumir las responsabilidades financieras y lidiar con la cuarentena son sólo algunas de las cosas con las que los hombres han tenido que lidiar en 2020 y 2021.

Según un estudio por la Asociación Americana de Sicología, los papás dicen que necesitan apoyo emocional. 82% de los hombres dijo que necesitaba ese tipo de soporte versus sólo 68% de las mujeres declarando lo mismo.

75% de los hombres con hijos menores de 18 años dice que sería bueno tener apoyo de un amigo, familiar o terapeuta.

Muchos estudios han mostrado que los hombres tienden a tener redes de apoyo menores que las de las mujeres. Para muchos su red se resume a sus colegas y su pareja. Y si tenemos en cuenta que la pandemia ha prácticamente eliminado las interacciones cotidianas presenciales de la oficina y que sus parejas están sobrecargadas con otras responsabilidades impuestas por la cuarentena, muchos se han quedado sin nadie a quien recurrir para lidiar con el aumento de estrés y el agotamiento.

Todo esto son consecuencias de la forma en que hemos sido educados y las estructuras sociales imperantes que tienden a dividir los roles de las mujeres y de los hombres. Así tenemos hombres que ahora tienen más responsabilidades, más estrés y menos fuentes de apoyo para ayudarles a lidiar con las consecuencias emocionales y psicológicas de todo esto. 30% de los papás dice que su salud mental ha empeorado.

La tendencia es que durante la pandemia, las familias se dividan las tareas domésticas dándole la mayoría a quien tiene el empleo más “flexible”.

Es una buena oportunidad ahora y durante el mes del padre para ofrecer apoyo a todos esos papás con hijos en casa durante la pandemia y también para que ellos busquen otras fuentes de ayuda emocional que les permita seguir sobrellevando lo que queda de esta crisis.

FUENTES: https://www.pnas.org/content/118/12/e2018494118#sec-4

https://www.apa.org/news/press/releases/stress/2021/sia-pandemic-report.pdf

https://www.cnbc.com/2021/03/11/apa-survey-more-dads-than-moms-needed-emotional-support-during-covid.html

 

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización?