Hoy en día la mayoría apoya la inclusión e igualdad de género al interior de las organizaciones, al menos desde un punto de vista conceptual. Sin embargo, un estudio de Promundo de 2018 muestra que 77% de los hombres no perciben el acoso laboral como un problema. Esta falta de consciencia puede hacer que muchos hombres se queden estáticos frente a un problema que en el fondo quieren ayudar a resolver.

 La inteligencia de género (GQ) es una habilidad que puede ser desarrollada y mejorada.

Es muy importante tener conciencia situacional, que implica ser más observador sobre las dinámicas que existen en la oficina y también preguntar a sus colegas, cómo se sienten en este ambiente de trabajo. Para lograrlo hay cuatro cosas que podemos hacer quienes quieran ser aliados en el frente profesional y pueden hacer para ayudar a nivelar el terreno:

  1. Educarse. Leer o hacer cursos sobre la desigualdad que enfrentan las mujeres en el trabajo te ayudará a construir tu propia inteligencia de género y a estar más alerta frente a las actitudes sexistas.
  2. Poner ojo con el lenguaje no verbal. Observa las señales que tus colegas envían, pregúntate cómo se siente el ambiente en la oficina, si todos parecen estar cómodos, quién no se ríe de las bromas, quién no está mirando a los otros a los ojos, etc.
  3. Pon atención a las frases sexistas. Hay dos tipos de desigualdad, la explícita, donde alguien está siendo directamente ofensivo, o la implícita, mucho más difícil de percibir, porque se define como “es sólo una broma” o se asume que es la norma. Observa cuándo y con quién se usa lenguaje peyorativo o sexualizado.

 

Comprender mejor las experiencias de las mujeres de la oficina inevitablemente cambiará tu perspectiva y tu consciencia sobre la inequidad.

 

4.  Nota quién está incluido. Observa quién es parte de las reuniones, quién se sienta en la mesa y quién se queda de pie, quién toma la palabra por más tiempo y quién es interrumpido.

5. Conversa con otros. No puede ser un buen aliado sin preguntarle a las o los afectados cómo se sienten y qué es lo que las o los incomoda. Haz preguntas sin pretensiones y más que nada, escucha activamente a sus respuestas. Sólo así podrás entender mejor sus experiencias.

Recluta talentosas mujeres en nuestra plataforma