Nos encontramos en tiempos difíciles, momentos de incertidumbre e inseguridad, donde la esfera laboral, aunada a la transformación digital, ha sido una de las más golpeadas esta pandemia. Y así como los escenarios han ido mutando, también han tenido que hacerlo tanto los colaboradores que ya son parte de la empresa como los profesionales que aspiran a los distintos cargos en las organizaciones.

No es extraño, que como reclutadores o profesionales de recursos humanos y también como aspirantes a un puesto nos encontremos con ofertas laborales cuyos requerimientos no estén necesariamente relacionados con nuestra área de estudio o especialización, sino,  más bien, con habilidades que desarrollamos por cuenta propia o guiadas por intereses personales más que por formación académica. 

¿Te ha sucedido que postulando a una oportunidad laboral, donde buscan a un profesional de una carrera específica, se describen funciones que se escapan de tus conocimientos?, ¿conocimientos que pertenecen a otro tipo de perfil o directamente a otro profesional? Por ejemplo, periodistas que conozcan de ventas y programación o ingenieros que sepan de marketing, etc. Puede parecer como algo que no habías oído antes, sin embargo, este tipo de búsqueda de personas con cualidades “excepcionales” no es una práctica tan nueva y se ha visto acentuada con el contexto sanitario. 

Se denomina a estos profesionales como “talentos unicornio” , haciendo referencia a que encontrar estos perfiles con características, competencias y habilidades tan específicas es algo tan inusual como encontrar a un ser mitológico. Sin embargo, cabe preguntarse, ¿cómo me enfrento a una oferta laboral que me exige competencias adicionales a lo que estudié? 

Es importante el cómo percibes la situación. Si lo interpretas como un impedimento, probablemente no te acomode continuar en el proceso. 

Sin embargo, si estás buscando trabajo y te encuentras con una oferta laboral de esta índole, ¡no escapes! Dale una vuelta más detenidamente y enfrentalo más como un desafío u oportunidad que como una barrera. Revisa cuáles son las competencias que la empresa solicita para el cargo y plantéate; ¿puedo y quiero aprender esas habilidades?.

Aquí te mencionamos las competencias más solicitadas en un currículum para un cargo “unicornio”:

  1. Habilidades blandas. En este mundo cambiante y relativo, la formación académica y las habilidades técnicas son cada vez menos el foco de las búsquedas. En cambio, las habilidades blandas adquieren protagonismo. Aprovecha de desarrollar tus hobbies e intereses, pues serán puntos a favor en tu postulación.
  2. Flexibilidad o adaptabilidad. Velo como una oportunidad de demostrar cuan hábil eres o cuánta facilidad tienes para acomodarte a situaciones que te sacan de tu zona de confort o a escenarios que se presentan de forma repentina. Recuerda que adaptarse a los cambios también implica un aprendizaje continuo, por lo que estarás nutriéndote de nuevos conocimientos constantemente.
  3. Lenguaje y comunicación.  Interprétalo como una oportunidad para expresarte de la forma más clara y sincera posible. Intenta comunicarte como lo harías en una situación de más confianza, pues, cuando un aspirante es transparente y honesto, se aprecia más que cuando se muestra perfecto.
  4. Motivación. Si el cargo te interesa, ¡demuéstralo! cuéntale a la reclutadora o reclutador por qué quieres obtener ese puesto, qué es lo que te mueve, cuáles son tus aspiraciones. Las ganas y el deseo de crear algo y de ser parte de un equipo no pasarán desapercibidas.
  5. Autonomía y capacidad de lograr las cosas por uno mismo con los recursos disponibles. ¡Desafíate! Date cuenta de todo lo que puedes hacer teniendo las herramientas necesarias en tus manos. 
  6. Organización. Para las empresas es importante contar con profesionales que puedan priorizar tareas y coordinar tiempos. ¿No crees que esta es la excusa perfecta para comenzar a plantearse un tipo de orden en tu rutina? ¡No la dejes pasar!
  7. Proactividad y resolución efectiva de problemas. Es bueno mostrarse dispuesta a trabajar en soluciones y nuevas formas de abordar situaciones.
  8. Usar la tecnología. No es secreto que el mundo se está digitalizando a pasos agigantados, no te quedes atrás. Aprovecha de actualizar tus conocimientos y de aprender sobre nuevas plataformas, softwares y herramientas.

Sabemos que encontrarse con este tipo de oportunidades laborales puede ser confuso o incluso desalentador, pero queremos invitarte a darlo vuelta e interpretar esta situación como algo que puede ser muy beneficioso tanto para tu perfil profesional como para ti como persona. ¡No dejes pasar estas oportunidades!.

¿Buscas una oportunidad de trabajo con mayor flexibilidad?