La crisis sanitaria que atravesamos actualmente ha sido difícil para toda la población,  pero sin duda para aquellas familias que tienen a su cargo niños, personas de la tercera edad o enfermos. Sin los colegios abiertos normalmente, imposibilidad de traslado para el personal de apoyo,  y con una falta de políticas en las empresas para proveer espacios adecuados para una situación como esta, ha dejado a mamás y papás en una posición vulnerable, teniendo que abandonar sus empleos para hacerse cuidado de sus familias, según cifras mayoritariamente afectando a las mujeres.

Las horas de trabajo pagadas han disminuido significativamente para mujeres con hijos menores de 12 años.

Un estudio de Harvard Business Review realizado al inicio de la pandemia (año 2020) confirmó que en las familias donde papás y mamás se responsabilizan en igualdad de condiciones por el cuidado cotidiano de los hijos, sufren menos consecuencias negativas en su vida profesional y pueden seguir siendo parte de la fuerza laboral. Las familias s que dividen las tareas en casa, colaboran para proteger la carrera profesional de la mujer y su desarrollo profesional. La pesquisa también descubrió que la forma en que las familias dividían el trabajo de la casa antes de la pandemia era un buen indicador de como las mamás iban a reducir su carga laboral durante la pandemia.

Un estudio de Harvard Business Review mostró que la división igualitaria de las tareas domésticas y el cuidado de los niños aumentó menos de 10% desde el inicio de la pandemia.

De las cosas que más ha contribuido a que muchas profesionales con hijos hayan tenido que abandonar sus empleos o reducir sus horas pagadas es el cierre de colegios, jardines infantiles y salas cuna. Han sido mayoritariamente las mujeres quienes han tenido que tomar frente de las tareas de educación en casa, supervisando y ayudando con las tareas y labores escolares. Es por lo anterior que dentro de todas las actividades que debemos apoyar para evitar que este retroceso en la equidad de género se siga viendo incrementado. En el ámbito profesional tienen que existir prácticas sistémicas, no basta sólo con incorporar a los hombres en las tareas domésticas y el cuidado de las familias, sobre todo a aquellos que han estado con jornadas de home office durante 2020 y lo que va de 2021, sino que también tiene que existir un plan estructural al interior de las organizaciones. Aun cuando la planificación del programa de vacunación en Chile indica que estamos al principio de un camino que nos lleva de vuelta a una nueva normalidad, reabrir regularmente los colegios, jardines infantiles y salas cuna, todavía no es posible en muchas ciudades del país, por eso establecer políticas públicas y privadas desde las empresas que permitan mayor flexibilidad laboral para hombres y mujeres por igual puede ser una manera de nivelar esta situación y contribuir a la salud mental de muchas familias en Chile, esto quiere decir no sólo teletrabajo, si no que horarios que en la realidad se aprecian como flexibles para todos.

FUENTE: https://hbr.org/2021/04/to-keep-women-in-the-workforce-men-need-to-do-more-at-home

 

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización?