El trabajo remoto es la nueva normalidad, aunque estés en un modelo híbrido, para muchos es la única opción. Esto ha dado una oportunidad única para las empresas cambiar la forma cómo hacen las cosas, incluyendo mejorar la diversidad e inclusión dentro de su cultura. Y en este sentido son las mujeres líderes las que están mejor preparadas para entender las dificultades del equilibrio entre la vida personal y profesional con la perspicacia para darse cuenta de las sutilezas que muestran que uno de los trabajadores no está bien.

Instrucciones claras y feedback constructivo son algunas de las cosas más importantes que un líder puede hacer con sus empleados remotos.

Aquí hay algunas de las cosas que las mujeres hacen mejor en las oficinas que todos los líderes deberían imitar para generar lugares de trabajo más inclusivos, democráticos y productivos.

  1. Crean nuevos estándares para el bienestar del empleado. Trabajar a distancia crea nuevas necesidades y los gerentes tienen que ofrecer el apoyo necesario a los integrantes de sus equipos de trabajo, teniendo la empatía suficiente para entender lo que la persona está pasando incluso cuando no está físicamente ahí. Cuidar la salud física, emocional y mental de los profesionales ha sido fundamental para mantener a las empresas a flote.

 

  1. Redefinir el equilibrio entre lo personal y lo profesional. En este caso, las líderes femeninas parten dando el ejemplo. Todos sentimos las emociones de nuestros colegas y jefes en el ambiente laboral, por eso es tan importante que los líderes muestren cómo lidiar con las responsabilidades familiares y las profesionales. No trabajar 24 horas al día y dejar momentos para cuidar de uno mismo es esencial para proteger nuestra energía. Definir límites de cuando se trabaja y cuando no es el primer paso.

 

 Todo líder exitoso tiene el apoyo de otros en su esfera familiar para cuidar de todas las responsabilidades.

  1. Abren puertas para que nuevas mujeres crezcan profesionalmente. Uno de las principales desigualdades de género en el mercado profesional chileno y mundial es que hay muy pocas mujeres en posiciones de gerencia en las empresas en comparación con los hombres. Esto hace que inherentemente la cultura laboral esté dominada por una perspectiva masculina. Las mujeres líderes se convierten en modelos para otras que ven que es posible equilibrar diversos aspectos de la vida.

 

La habilidad de lidiar con varias cosas al mismo tiempo, como las características femeninas innatas de sensibilidad y cuidados fueron indispensables durante los momentos más turbulentos de la pandemia para mantener las empresas productivas y guiarlas al otro lado. Fueron estas habilidades femeninas, normalmente consideradas como “blandas” las que durante la crisis le permitieron a las empresas la flexibilidad y resiliencia para salir adelante. Fomentar estas cualidades en el liderazgo de nuestras compañías, ya sea a través de la capacitación de la gerencia o de la generación de oportunidades para que nuevas mujeres lleguen más arriba en la escalera profesional son fundamentales en este momento para crear un país más inclusivo, equilibrado e igualitario. Los cambios que hagamos ahora pueden tener un impacto duradero por décadas.

¿Buscas reclutar talentosas mujeres para tu organización? 


 

 

FUENTE:

Future of work: How female leaders are transforming the workplace